Buscar la paz implica reconocer al adversario

(Un artículo de marzo de 2014, aún vigente)


El gobierno no comprende (o no quiere comprender) que la paz verdadera se construye dialogando con el adversario y no estableciendo monólogos ridículos y vacíos, para auto convencerse y/o convencer a los incautos, de que se están esforzando por la paz. Desconocer olímpica y obstinadamente el descontento nacional, causado por el deficiente desempeño del régimen en casi todas las áreas sensibles, es mortal para la paz. 
Ya es vox populi que este descontento es el genuino origen del estado de agitación nacional. Negar esta realidad es una torpeza imperdonable. Si el gobierno quiere pacificar al país por medios civilizados, no tiene otro camino que mejorar su desempeño, oyendo a sus ciudadanos. Me temo que descalificar a priori las protestas aduciendo que se trata de un golpe de estado, es un harakiri.

Apagar candelitas maltratando al pueblo, puede generar una avalancha de infiernitos en ese mismo  pueblo que se siente  burlado, puesto que sus necesidades fundamentales no están siendo atendidas satisfactoriamente. Y esto sí podría generar en muchos la peligrosa convicción de que hay que salir del régimen. Por lo tanto, una buena dosis de cordura, raciocinio y tolerancia le vendría bien al gobierno. No pueden darle la espalda a la historia: los gobiernos pasan, el pueblo queda.

El descontento y la efervescencia popular no lo incentivan ni lo financian Obama, Uribe o Martinelli (me temo que los congresistas peruanos también serán incluidos en breve). 

 La “calentura” popular está en las larguísimas y denigrantes colas para tratar de conseguir los productos que las amas de casa necesitan en su hogar; está en las morgues, en donde las madres desconsoladas van a buscar a sus hijos víctimas del hampa desbordada y tratada con manos de seda; está en los hospitales públicos, en donde agonizan y mueren a mengua tantas personas, por falta de insumos médicos y especialistas; está en el despilfarro y en la descarada corrupción del régimen, que han contribuido en gran medida a la escasez de divisas, en la época de mayor ingreso de petrodólares; está en las escuelas públicas, en donde el gobierno pretende adoctrinar a los alumnos y enseñar una historia escrita a la medida del régimen; está en el accionar delictivo de los colectivos armados y apoyados sin rubor por el régimen; está en el apartheid laboral por pensar distinto; está en el abuso de obligar a los empleados públicos y a los militares a asistir a actos partidistas; está en el afán de insultar y encarcelar a líderes opositores; está en el escandaloso cinismo del régimen, al culpar a la oposición o a otros del desastre económico y social del país, luego de 15 años en el poder; y un largo etc. Quien siembra vientos, cosecha tempestades.

Y para colmo de males, esa inmensa cantidad de venezolanos se siente calumniada por el régimen, cuando, por manifestar explícitamente su descontento, se le acusa con desprecio (muchas veces en cadena nacional) de: apátridas, golpistas, fascistas, tarifados, manipulados, desestabilizadores, vende patrias, mercenarios, gusanos y otras perlas más del tristemente célebre vocabulario revolucionario. Esto lo que hace es alimentar aún más esa “calentura”. No hay peor ciego que el que no quiere ver.
Bueno el cilantro, pero no tanto.  

Alexis Giménez, marzo, 2014

Tributo a Simón Díaz


Un humilde tributo a un gran hombre que amó a nuestra patria a toda prueba. Ojalá ese amor nos cobije a todos los venezolanos y nos haga unirnos por encima de todas nuestras diferencias.


________________________________________________________________________
Los libros son un océano de conocimientos

(Pintura de Pawel Kuczynski)
____________________________________________________

Tu Sombra


Hoy vuelvo a meditar a contraluz de un sol de madrugada,
mientras tu sombra me espía tratando de adivinar mis pensamientos.
Tu silueta suele pasearse a sus anchas por este recinto tan nuestro
y a veces me abraza…, mitigando mis angustias.

Pero hoy, mientras el sol  anunciaba su presencia,
tu sombra se fue diluyendo al compás de la neblina
y me fue dejando poco a poco en soledad.
Esa extraña soledad ...que a veces me acompaña.
La luz quedó atrapada en mis pupilas
y los recuerdos cobraron vida propia, cabalgando en la piel 
como jinetes en potros desbocados.

Y se marchó sin retorno posible,
buscando en no sé dónde su propio destino.
Y  ahora, más sereno y a la luz de este sol de mediodía,
me asombro al pensar que tan sólo era tu sombra,…
pues  siglos atrás te marchaste sin aviso en una noche sin luna
y en la premura de tu viaje,… la dejaste olvidada en mi desván.

Y cuando tu sombra errante te encuentre casi al final de los tiempos
dejarás de deambular como fantasma,
y las aguas del riachuelo que frecuentas
volverán a reflejar tu imagen,… gritando que estás viva.
Y cuando todo eso ocurra,
cuando sientas de nuevo el calor del sol y el alivio de la brisa,
cuando veas tu rostro vencido por el tiempo,… sabrás que te he olvidado.

Alexis Giménez

_________________________________________________________________________